La rehabilitación que nunca llega

Nunca llega el momento (ni el dinero) para la rehabilitación del Edifico GESA de José Ferragut Pou. En el actual mandato parecía que sí había determinación política y un proyecto: Antoni Noguera, hasta ahora responsable de Urbanismo del ayuntamiento de Palma que esta misma semana sustituirá a José Hila como alcalde, ha hecho multitud de declaraciones de buenas intenciones asegurando que el inmueble protegido sería el epicentro de un distrito para empresas innovadoras. Se han dado algunos pasos, como la redacción de proyectos de viabilidad de la reforma, pero el pasado marzo Noguera admitía que el Ayuntamiento no tiene los 15 millones de euros que calcula que costaría la rehabilitación.

Para acabar de complicar la situación, el pasado mes de abril el TSJB anulaba la reconversión de la fachada marítima en espacio público. Según el fallo, la última modificación aprobada por el Consell de Mallorca sobre esta zona tendría que cambiarse después de ser  declarada nula por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB). Dicha modificación Plan General de Ordenación Urbana fue aprobada en 2009 a raíz de la decisión de proteger el Edificio Gesa, lo que supuso que estos terrenos de primera línea perdían su calificación de uso residencial y se convertían en espacios libres y en equipamiento comunitario. Los derechos urbanísticos residenciales que se contemplaban con vistas al mar se tuvieran que trasladar a otras zonas de la ciudad, en segunda o tercera línea.

La sentencia del TSJB cuestiona  el estudio económico del Ayuntamiento: Cort calculó que el cambio urbanístico supondría un coste adicional para las arcas públicas de 41,1 millones de euros, que asumirían las administraciones públicas;  los jueces, basándose en un peritaje, sostienen que el precio real de la modificación superaría los 81 millones.

El ayuntamiento de Palma ha indicado su intención de recurrir la sentencia. Mientras, sin dinero para rehabilitarlo y enfangando en un nuevo proceso judicial, el Edificio Gesa (protegido en la teoría) continúa degradándose.

Primeros pasos para la rehabilitación del edificio Gesa

img_4842

El ayuntamiento de Palma ha empezado a dar unos tímidos pasos para rehabilitar parte del edificio de Gesa, obra del arquitecto José Ferragut Pou.

Tras ocho años vacío, el inmueble estaba degradándose tanto por fuera como por dentro. Muchos cristales de su característico muro cortina están rotos y el interior también ha sido fruto del vandalismo, de la suciedad, del abandono y del paso del tiempo. Así puede comprobarse gracias a las fotos de algunos miembros del grupo de Facebook Lost Places Mallorca, fotógrafos aficionados a visitar y retratar edificios abandonados.

Aunque se tapiaron los accesos, entrar a Gesa no ha sido nunca muy difícil. El ayuntamiento hace años que utiliza el edificio como almacén (se guardan allí las urnas electorales y otros enseres) y en los últimos tiempos también como ‘tienda particular de muebles’, usando parte del mobiliario (algunas piezas diseñadas por Ferragut Pou y otras no) para amueblas otras dependencias municipales, como el Casal Balaguer, la sala de control de tráfico y despachos de Son Pacs, tal y como recogía esta noticia publicada en Diario de Mallorca por Aitor F. Vallespir.

Este mes de noviembre de 2016 por fin el Consistorio palmesano ha iniciado las labores de limpieza en la planta baja y en el primer piso. La planta de acceso que da a la calle Joan Maragall y que incluirá el salón de actos, se va a acondicionar para abrirla al público y que el ayuntamiento pueda llevar a cabo allí actividades comunitarias.

img_4244

Después se continuará con la limpieza de las otras plantas del edificio y se encargará un estudio de viabilidad para rehabilitarlo por completo. Para ello, el consistorio aspira a conseguir la intervención de la iniciativa privada, a quién se concedería el uso de tres de las once plantas del inmueble. Se convocará un concurso público para ello. Las empresas, siguiendo el espíritu de proyecto de fachada marítima que quieren impulsar diferentes entidades (Ayuntamiento, Govern, UIB, Colegio de Arquitectos…), deberán ser innovadoras y susceptibles de formar parte del ‘distrito digital’ que se pretende crear en el barrio de Nou Llevant.

Las cinco plantas restantes serán de gestión pública y sus usos también estarán relacionados con el distrito digital. Las plantas se irán abriendo al público según se vayan habilitando. Una vez que se haya recuperado la planta baja, solo faltará habilitar el módulo central de escaleras y ascensores y ya será posible acceder a la terraza, con lo que se despejaría el camino a la apertura de un hipotético (y rentable) bar restaurante con unas vistas excepcionales. La explotación se daría a una empresa privada, que sería quién debería asumir el gasto de la rehabilitación y acondicionamiento del espacio. Los ingresos que el consistorio prevé obtener por esta concesión se destinarían a continuar con la rehabilitación del inmueble. Aún pasarán muchos años antes de que la antigua sede de la compañía eléctrica vuelva a estar a pleno rendimiento.

El abandono del edificio Gesa

El abandono de cualquier edificio durante años conlleva su degradación. Es un espectáculo triste, que empieza con el deterioro propio de la falta de mantenimiento y se agrava con el vandalismo de personas aburridas que ven en el inmueble un mundo de posibilidades para hacer destrozos. El edificio Gesa de José Ferragut Pou es el mejor ejemplo y encima se dan  en él tres factores que contribuyen a hacer todavía más vergonzosa la situación.

20150603_135237

Edificio Gesa, de José Ferragut Pou.

Primero, su ubicación: en plena entrada de Palma. La primera presentación de la ciudad son dos inmuebles que, por circunstancias en principio diferentes, están vacíos (el edificio Gesa y el Palacio de Congresos). En realidad, parece una primera impresión justa de Palma; la presentación más honesta de una ciudad en la que la administración pública prefiere gastar el dinero de los contribuyentes en pagar alquileres para sus oficinas que aprovechar lo que ya tiene, entre otras decisiones incomprensibles para los ciudadanos.

Segundo factor que duele al ver el estado de esta obra de Ferragut Pou: que es un Bien Catalogado ¿Si tratamos así los edificios protegidos, qué les depara a los que no tienen ese reconocimiento? A raíz del incendio que dos chavales causaron el pasado 28 de marzo en lo que eran las dependencias de la compañía eléctrica, Cort ha admitido que el inmueble necesita más vigilancia. Cabe recordar que la construcción es fruto constante de vandalismo, como grafitis  y roturas de cristales. Se ha convertido en una especie de atracción para jóvenes con ganas de destrozar.

Tercero: es el supuesto “símbolo de la modernidad” en torno al cual el que ayuntamiento de Palma quiere vertebrar una fachada marítima   que aglutine empresas innovadoras e investigación.

El abandono de Gesa es motivo de sonrojo para todos los ciudadanos.

 

 

 

Innovación en la fachada marítima

El pasado día 5 de febrero tuvo lugar un encuentro en la Universitat de les Illes Balears con representantes de distintas instituciones para empezar a trazar un plan que convierta la fachada marítima de Palma en un “distrito urbano de desarrollo científico y de atracción de talento que pueda ser el eje de una nueva economía en Balears basada en el conocimiento”. Así descrito, el proyecto parece seguir la senda de la iniciativa @22 impulsada en Barcelona los últimos diez años en el barrio de Poble Nou.

Asistieron a esta primera reunión varios cargos del Govern, empezando por su presidenta, Francina Armengol, y el vicepresidente y conseller de Innovación, Biel Barceló; así como el rector, Llorenç Huguet; el alcalde de Palma, José Hila, y el teniente de alcalde, Antoni Noguera; la decana del Colegio de Arquitectos, Marta Vall-Llosera; el presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Roses; el presidente de Autoridad Portuaria, Joan Gual de Torrella; además de representantes de Endesa y otros miembros del cuerpo rectoral de la UIB.

363309_1-img_6852

Reunión en la Universitat de los representantes de las distintas instituciones que quieren impulsar un ‘distrito innovador’ en la fachada marítima de Palma.

En todo este proceso de transformación de la entrada de Palma, el edificio de Gesa, de José Ferragut Pou, se convierte en una pieza clave y con muchas posibilidades. Se ha elegido esta zona porque se encuentran “cuatro puntos neurálgicos de la ciudad, de la isla y del archipiélago”, que serían el edificio de Gesa, el Moll Vell, el Palacio de Congresos y el barrio de Nou Llevant. Según informaba la Universitat, estos cuatro puntos son “cuatro retos” que podrían tener una solución “coordinada”: dedicar toda la zona a la ciencia, la tecnología, la cultura y el conocimiento, “conectando la fachada marítima de Palma con ‘el corredor de la ciencia y la tecnología’ que dibujan el IMEDEA, la UIB, el Parc Bit y el Hospital Universitario de Son Espases.

Se han empezado ahora a dar todos estos pasos coincidiendo con el inicio de la legislatura, la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Palma y la necesidad de desarrollar el Plan Estratégico de Modelo de Ciudad y la Estrategia Regional de Especialización Inteligente RIS3. Además, se acerca el momento en que el Palacio de Congresos empiece a funcionar mientras que Ports de les Balears está diseñando su nuevo plan director y el Ayuntamiento estudia las diferentes opciones sobre el futuro de Gesa y prepara su próxima rehabilitación.

Edificio Gesa, Palma de Mallorca

El Edificio Gesa, de José Ferragut Pou, sería uno de los puntos estratégicos de este proyecto.

Cabe recordar que la última novedad que ha trascendido sobre la rehabilitación del edificio de Ferragut Pou es que Cort ha encargado un estudio al arquitecto Ignacio Paricio sobre cómo convertirlo en un inmueble sostenible a nivel energético. El trabajo en principio se anunció que estaría acabado a principios de este año. La idea es usarlo como guía sobre cómo compatibilizar la eficiencia energética que exigen las actuales normativas con el nivel de protección que tiene el edificio, especialmente su fachada de muro cortina. Este informe sería fundamental para encarar después el proyecto de rehabilitación, que aún no se ha decidido si se hará por concurso público o no.

El próximo mes de abril tendrán lugar unas jornadas para buscar “consenso social” sobre el proyecto de convertir la fachada marítima en una zona de atracción de talento e innovación. Se editará una publicación donde se recogerán los detalles y posibilidades de la iniciativa.

Palma pam a pam

La pasada semana José Ferragut Canals participó en el programa Palma pam a pam de la cadena autonómica Ib3 presentado por Toni Lluís Reyes. Se trata de un capítulo dedicado a la barriada del Portitxol que empieza con una serie de explicaciones sobre el edificio Gesa, de José Ferragut Pou.

Ferragut Canals explica porqué Gesa eligió esta ubicación para construir su sede, un edificio que la compañía eléctrica quería que fuera un símbolo de modernidad y progreso. Respecto a la polémica sobre su conservación, el arquitecto entiende que la arquitectura moderna es a veces difícil de entender y no resulta tan popular como otros estilos como podría ser la arquitectura histórica, pero defiende que es un buen edificio que merecía ser catalogado y que además al ayuntamiento de Palma ha hecho un muy buen negocio conservándolo.

Captura de pantalla 2016-02-02 a las 20.02.04

 

  • Para ver el programa hay que pulsar aquí y seleccionar Palma pam a pam y en concreto el capítulo dedicado al Portitxol. Es el capítulo número 30 que fue emitido el 27/01/2016. La explicación sobre el edificio Gesa aparece casi al principio del capítulo.

Rehabilitando GESA

Edificio Gesa, Palma de Mallorca

A principios de octubre el ayuntamiento de Palma empezó una ronda de contactos con arquitectos para determinar cómo rehabilitar el edificio Gesa diseñado por José Ferragut Pou. La cuestión es que para darle un nuevo uso es necesario adaptar el edificio a las nuevas normas de edificación y eficiencia energética, pero es necesario hacerlo preservando a la vez las características por las que se considera un edificio catalogado, según determinó el Consell de Mallorca. Uno de los primeros arquitectos con el que Cort ha contactado es Elías Torres, autor, entre otras obras, de la rehabilitación del Castillo de Bellver y del paseo de Dalt Murada, que incluye la intervención en el Baluard des Príncep y en Ses Voltes.

Entre los elementos del edificio Gesa que la Comisión de Patrimonio valoró para declararlo Bien Catalogado y que deberán ser conservados están las plantas diáfanas y la fachada en forma de ‘muro cortina’.

No es la primera vez que el ayuntamiento de Palma se plantea cómo encarar la rehabilitación para darle un uso a un edificio protegido que debido al abandono de los últimos años está deteriorándose poco a poco.

Durante el mandato de la socialista Aina Calvo como alcaldesa ya contactó con arquitectos e incluso se redactó un proyecto para que Gesa volviera a funcionar. Así lo explicó recientemente en Diario de Mallorca en una entrevista José Ferragut Canals, arquitecto y sobrino de Ferragut Pou.

Foto: Guillem Bosch. Sede del Colegio

José Ferragut Canals. Foto: Guillem Bosch. Sede del COAIB de Palma de Mallorca.

En el artículo publicado el pasado domingo 11 de octubre Ferragut Canals rechaza convocar un concurso internacional ya que considera que ya existe un “muy buen proyecto”, el de Jaime Vidal, que fue presentado cuando Calvo era alcaldesa. En su opinión como arquitecto, el sobrino del autor cree que adaptarlo a la actual normativa no será tan difícil y que habría que empezar por reforzarlo en su estructura. Sostiene que el edificio de Ferragut Pou “es muy claro” en su organización con servicios centrales y perímetro libre lo que permitiría otorgarle “una fácil solución” . Eso sí, al ser un Bien Catalogado la reforma tendrá que ser “global y conservadora”. Para encarar el tema del aislamiento contra incendios propone hacer una doble piel acristalada para así no tener que cambiar los cristales.

Y una vez puesto a punto, ¿para qué lo usamos? Cort quiere crear un distrito digital que incluya la posibilidad de compaginar los usos administrativos con actividades creativas y de carácter privado. También se ha hablado de darle un uso cultural.

José Ferragut Canals señala que antes de acometer la reforma interior habría que tener claro qué uso se le dará al edificio. Para una función cultural, el arquitecto cree que bastarían dos plantas y no todos los 13.000 metros cuadrados del edificio. Opina que una gestión publica y una privada podrían convivir, y recupera la idea de Calvo de instalar un restaurante en la terraza superior, lo que serviría para rentabilidad costes. Otra idea podría ser incluso alquilar la sala de actos para eventos privados de forma puntual, sin quitar la opción de que tenga un uso público, para presentaciones del ayuntamiento u acciones de entidades vecinales.

GESA: pasos para volver a darle vida

El equipo del ayuntamiento de Palma ha anunciado que comenzará el proceso de rehabilitación del edificio Gesa a partir de septiembre. Así lo indicó el concejal de Urbanismo Antoni Noguera el pasado 7 de agosto de 2015, que mencionó la necesidad de cambiar los cristales del edificio (aunque la fachada se conservará al ser un bien catalogado) y mejorar su eficiencia energética, reparar los ascensores y los baños y construir unas escaleras de emergencias. Las plantas inferiores son las más deterioradas, aunque el ayuntamiento no crea que haga falta una gran intervención. En septiembre comenzará a redactarse la hoja de ruta del proyecto, con lo que es de prever que todo el proceso será largo.

Otro elemento que hace temer por el futuro de la rehabilitación es la financiación. El propio Noguera admitió no saber de dónde sacará el dinero (ni cuánto hará falta) para acometer la rehabilitación: “Comenzaremos a buscar fórmulas de financiación externa y trabajaremos sobre una línea de ahorro energético”. Otra opción sería buscar colaboración de entidades privadas o destinar una parte del presupuesto de capitalidad a la reparación del bloque.

Respecto a su uso, Noguera no especificó mucho y solo apuntó que se podrían “compatibilizar muchas funciones” y habló de “una parte administrativa, otra de nuevas industrias y un uso cultural”. En teoría en septiembre es cuando se sabrán exactamente los usos del edificio que albergó la sede de la compañía eléctrica.

Otra cuestión que genera dudas es la situación jurídica del inmueble, ya que aún hay litigios abiertos. El concejal de Urbanismo admitió que todavía quedan por clarificar una serie de contenciosos “que se tendrían que ir solucionando”.

En septiembre veremos si realmente empieza el inicio de una nueva vida para el edificio Gesa. De momento solo hay palabras, pero ya es más que antes.
La noticia en prensa: