Exposición en la sede de ARCA

ARCA ha organizado una exposición dedicada a José Ferragut Pou titulada ‘Ferragut. Arquitecte, dissenyador i artista’.

PHOTO-2019-01-28-13-35-48
La exposición ha sido comisariada por Blanca Castaldo Suau, profesora de l’Escola d’Art i Superior de Disseny de Balears y ha contado con el apoyo de la Fundació Guillem Cifre de Colonya Caixa de Pollença. La muestra puede visitarse hasta junio en la sede la entidad, en el número 10 de la calle Can Oliva de Palma, todas las mañanas entre semana  y el viernes también por la tarde.
La inauguración de la exposición tuvo lugar el 5 de febrero y contó con una gran afluencia de personas, incluyendo artistas que trabajaron con Ferragut Pou como el ceramista Lluís Castaldo; colaboradores como el aparejador David Torres; su sobrino, el también arquitecto José Ferragut Canals; autoridades políticas como Miquel Ensenyat, presidente del Consell de Mallorca; además de varias personas interesadas en la obra de Ferragut.
Blanca Castaldo leyó un texto en la inauguración, muy crítico con la pasividad institucional ante la degradación del patrimonio y de la obra de Ferragut Pou.

Blanca Castaldo reivindicó la obra de Ferragut y lamentó la pasividad institucional ante su degradación.

La comisaria valoró que fue “un arquitecto comprometido con el patrimonio, el paisaje y la modernidad” y lamentó que a pesar de ello fue una figura “maltratada” por las instituciones, “que lo nombran hijo predilecto mientras se consiente que sus obras se deterioren poco a poco”. El más claro ejemplo, indicó, es el edificio de Gesa en Palma.
Junto con Melilla, deploró Castaldo, Balears es la única comunidad autónoma que no ha aprovechado las ventajas que ofrece el Estado para conservar el patrimonio industrial. “El Plan Nacional de Patrimonio Industrial hace años que solicita a nuestra comunidad la protección de algunos edificios, entre los que cita la Central Térmica y su poblado en el Port d’Alcúdia“, obra de Ferragut con “unos espacios maravillosos y fácilmente aprovechables para un uso público o privado”. La comisaria de la muestra alertó de que pronto tendremos el mismo problema con la fábrica de Maó cuando se lleve a cabo la reconversión hacia las energías renovables.
La profesora puso más ejemplos de la nula preocupación por la conservación de la obra de Ferragut y su integración en el entorno: “En la Iglesia del Port d’Alcúdia los vecinos casi pueden tocar la cruz del campanario con la mano”, indicó, “y la de Palmanova es como una seta en un bosque de rascacielos, por la presión urbanística”. De los trabajos de hostelería ya no queda ni la fisionomía, denunció, y ya se han comenzado a reformar y transformar algunos edificios de Ferragut en el centro de Palma como Jaume III.
Por todo ello, la exposición es según Castaldo “una deuda que teníamos con su obra” y el libro editado por su sobrino José Ferragut Canals supuso “el mejor punto de partida”.
IMG_4496
Durante un año, Castaldo, con la ayuda de Vicenç Mates, Benet Bohigas y J. S. Morell visitaron sus edificios, los fotografiaron y, cuando fue posible, hablaron con sus habitantes. Miquel Marín, director del  Fondo Histórico de Endesa, les proporcionó documentación y algunas de las imágenes históricas de los edificios que diseñó Ferragut para Gesa. Varios estudiantes de diseño colaboraron en el montaje de la exposición.
“Algunos de los actuales propietarios nos mostraron los edificios orgullosos, expresando su profunda admiración por la obra del arquitecto y de su colaborador David Torres, que dirigió y coordinó de forma fidedigna sus obras tras su muerte”, indicó la comisaria.
Las obras hechas para la Iglesia continúan vinculada a ésta. En la mayoría de casos los edificios ya no pertenecen a los mismos propietarios y han sido vendidos y revendidos y los nuevos propietarios aparentemente desconocen sus valor patrimonial, “más allá de su valor urbanizable o especulativo”.
Blanca Castaldo recordó la evolución de Ferragut, que se inició a la arquitectura con el claisicismo imperante durante el régimen franquista. “Persona culta y refinada, evolucionó hacia una arquitectura caracterizada por la funcionalidad, la reivindicación de la austeridad formal y la combinación del uso de nuevos materiales como el acero, el cristal y el hormigón armado”, señaló, haciendo la mención obligada al edificio de Gesa y a la Porciúncula, sus dos edificios más conocidos “a pesar de que tiene otros magníficos”.
IMG_4493
La profesora de diseño subrayó la minuciosidad del arquitecto, su preocupación por los detalles y su sensibilidad artística: “Al proyectar un nuevo edificio incluía también cada detalle de este: puertas; iluminación; un mobiliario de formas austeras, modernas y funcionales realizados con una combinación exquisita de materiales tradicionales con otros hasta entonces poco habituales, como el acero, la madera contrachapada, el plástico… eran diseños modernos, funcionales y con un coste ajustado”.
“Desgraciadamente son diseños únicos o hay muy pocas muestras“, indicó Castaldo, “por su muerte prematura o porque no tuvo detrás una industria que los produjese, como sí tuvieron los diseñadores coetáneos americanos, alemanes, suecos o italianos”.
“Si José Ferragut hubiera nacido en otro sitio, sus diseños estarían catalogados y se exhibirían en museos, en vez de padecer la degradación o incluso desaparecer como pasa aquí”, deploró: “Serían reivindicados como joyas por las empresas, escolares u hoteles para los que fueron creados, ya que además cumplir con su función de mesa, lámpara o forman parte de su historia y de nuestra historia como pioneros de la hostelería, la educación, la industria…”.
IMG_4491
En la era de la globalización y “ante la homogeneidad imperante”, tener un diseño de Ferragut es “un elemento diferenciador” que otorga identidad propia a los sitios que los han sabido conservar. Todo ello, reflexionó Castaldo, es una prueba de cómo ha asumido el “progreso y la modernidad” cada uno de los propietarios y también la sociedad mallorquina.
Ferragut Pou siempre tuvo un gran interés por el arte y el patrimonio, como quedó reflejado en L’art capturat, el libro de Tomàs Vibot.  “Aunque asumía el precepto de austeridad formar de la arquitectura moderna, siempre introducía (como hicieron también maestros como Aalto, Mies Van der Rohe o Le Corbusier) algún elemento artístico en forma de escultura, vitral…”. Como decía Loos, el exceso ornamental podía ser “un delito”, pero no el arte por el cual Ferragut profesaba “un gran respeto y admiración”.
Los jóvenes artistas quedaron “huérfanos” tras la muerte de Ferragut Pou. Incluso alguno, recordó Castaldo, renunció a Mallorca: es el caso de Abert García-Álvarez, que decidió no volver a Mallorca tras el fallecimiento de Ferragut. La muestra incluye un boceto del mural para la Iglesia de la central de Alcúdia que hizo García-Álvarez, que hoy vive en Nueva Zelanda y cosechó gran éxito en EEUU.
IMG_4494
Para zanjar su presentación, Blanca Castaldo señaló: “En Mallorca hemos construido mucho y no siempre bien, pero sí que hay edificios pioneros, que en su momento fueron innovadores en su planteamiento, el diseño y la construcción; entre todos, empresarios, instituciones y centros investigadores hemos de hacer un esfuerzo para elegir cuáles son, conocerlos, reivindicarlos y disfrutarlos”. En este sentido sí dio la enhorabuena y agradeció “el afecto” con el que la Iglesia ha preservado muchas de las obras de Ferragut, como también han hecho los colegios Sant Josep Obrer y Sant Francesc de Palma.

UH, 6-2-19

José Ferragut Pou ya es hijo predilecto de Mallorca

José Ferragut Pou ya ha sido declarado hijo predilecto de Mallorca. La Iglesia de la Porciúncula, una de sus obras más emblemáticas, ha acogido la ceremonia de nombramiento, en la que se ha descubierto el retrato oficial del arquitecto.

El nombramiento promovido por el Consell de Mallorca supone el primer reconocimiento institucional a la figura y obra de Ferragut tras 50 años en el olvido.

Retrato oficial de José Ferragut Pou, obra de Carmen Cañadas

Retrato oficial de José Ferragut Pou, obra de Carmen Cañadas

El cura Ricard Janer ha sido el primero en hablar desde el estrado, recordando otras obras que Ferragut Pou realizó para los franciscanos, como el colegio Sant Francesc. A continuación, Jesús Jurado, vicepresidente del Consell, ha realizado una breve semblanza sobre su vida, destacando sus advertencias sobre el desarrollismo depredador y su postura, a veces enfrentada directamente a la burocracia y poderes fácticos del momento. En nombre de la familia, ha hablado su sobrino y ahijado, el escultor Antoni Ferragut Llinàs.

La decana del Colegio de Arquitectos, Marta Vall-llosera Ferràn, ha recordado el valor profesional de Ferragut Pou, quien, ha recordado, fue pionero en impulsar los equipos disciplinares. Ha resaltado asimismo su visión sociológica de la profesión. Miquel Àngel March, alcalde de Pollença, ha recordado el vínculo de ‘Don Pep’ con el municipio (fue su arquitecto municipal) y ha agradecido sus esfuerzos por preservar el valor paisajístico del pueblo.  Llorenç Carrió, edil de Cultura del ayuntamiento de Palma, también ha destacado la aportación de Ferragut Pou al perfil palmesano. Por último, Miquel Ensenyat, presidente del Consell, ha señalado que la designación de Ferragut Pou, “el arquitecto mallorquín más importante de la segunda mitad del siglo XX”, como hijo predilecto de la isla era una deuda de las instituciones tras medio siglo de olvido a su legado: “El nombramiento contribuirá a devolverle el lugar y la dignidad en la historia que nunca debería haber perdido“.

Durante la ceremonia se ha descubierto el retrato confeccionado por la artista Carmen Cañadas, que ha enmarcado el rostro del arquitecto en un marco basado en el diseño de un mueble tocadiscos obra de Ferragut Pou.

Los Blauets de Lluc han interpretado varias piezas musicales para cerrar el acto.

La noticia ha aparecido en los diferentes medios de comunicación autonómicos:

50 años de la Porciúncula

La iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles en el Seminario Franciscano de La Porciúncula (en El Arenal de Palma) es una de las obras más conocidas de José Ferragut Pou y celebra este año medio siglo de su consagración, que tuvo lugar el 6 de octubre de 1968.

Para conmemorar la efeméride, el próximo domingo 7 de octubre a mediodía tendrá lugar una misa concelebrada presidida por el padre Pere Ribot.

La iglesia de la Porciúncula destaca por su audaz estructura; su rotundidad geométrica; y la acertada y meditada combinación del hormigón, la madera y el original diseño de las vidrieras (que arrojan una luz coloreada que inunda el altar y genera una atmósfera única).

Porciúncula

Interior de la iglesia de la Porciúncula de Palma, una de las obras más populares y admiradas de Ferragut Pou.

Las obras comenzaron en 1965. Tal y como recoge Jaume Ferrer Forés en el libro El arquitecto José Ferragut Pou, fue un proyecto “lentamente madurado”. La iglesia supone otro diseño integral de Ferragut, desde la concepción del edificio hasta los pequeños detalles. Lo hizo teniendo en mente la renovación litúrgica del Concilio Vaticano II, que prescribía:  “Al edificar los templos, procúrese con diligencia que sean aptos para la celebración de las acciones litúrgicas y para conseguir la participación activa de los fieles”.

Por ello, en la Porciúncula el arquitecto desarrolló una síntesis entre la planta central y la planta basilical. Alargó la planta centralizada, convirtiendo la planta circular en ovoide, lo que, según recoge Ferrer, propicia la participación en las celebraciones. Esa planta ovoide sigue principios modernos tanto litúrgicos como arquitectónicos.

La estructura era un elemento esencial para Ferragut Pou y en la Porciúncula se ilustra la coherencia entre forma y estructura. Las 37 nervaduras de hormigón armado quedan trabadas sobre el altar para formar una linterna de forma circular.

 

Para Gabriela Kacelnik, experta en la obra de Ferragut, es mediante esas nervaduras ascendentes como la iglesia de la Porciúncula expresa cierto brutalismo acentuado por las simbologías de los relieves. “Los vitrales alegóricos coloreados constituyen el cerramiento entre las nervaduras de hormigón, siendo especialmente impactante el tratamiento de la linterna que corona el altar”, recoge Kacelnick en el registro de la Fundación Docomomo Ibérico  de arquitectura moderna. La linterna de tonos amarillos claros simboliza la elevación hacia el cielo y muestra una vez más la importancia que daba Ferragut al uso de la luz (así como al cuidado diseño del interior).

 

Capilla del colegio Obispo Perelló, parroquia Virgen de Lluc en Madrid

Ferragut Pou desarrolló casi la totalidad de su obra en Mallorca, pero también proyectó algunas iglesias y colegios en Madrid y Valencia.

Un ejemplo es la capilla del colegio Obispo Perelló de Madrid, la parroquia Virgen de Lluc en la calle Virgen del Sagrario de la capital.

Como es habitual en sus obras, en esta ocasión el arquitecto cuidó todos los detalles y tiene varias muestras de diseño características del estilo de Ferragut Pou, como las vidrieras.

Ferragut Pou diseñó la composición a base de cruces y rectángulos de relieve y bajorrelieve sobre la pared de ladrillo y también sobre la fachada, aunque ésta ofrece otra imagen de la proyectada inicialmente. La iglesia abrió sus puertas en 1966.

davdavdavdav

IMG_20180821_102801-451x800

Escultura de Pere Pavía.

Para esta obra, encargada por la Congregación de Misioneros de los Sagrados Corazones de Jesús y María de Mallorca, Ferragut contó con la colaboración del escultor Pere Pavía, con el que también trabajó en La Porciúncula.

davLas imágenes son gentileza de un seguidor del blog.

Hijo predilecto de Mallorca

El Consell ha aprobado nombrar a José Ferragut Pou hijo predilecto de Mallorca. El primer reconocimiento por parte de las administraciones públicas insulares al arquitecto, un reconocimiento que llega medio siglo después de su prematura muerte.

La propuesta partió del presidente del Consell, Miquel Ensenyat. La ceremonia estaba programada para el pasado 13 de octubre, pero fue aplazada debido a los tres días de luto oficial decretados por el Govern en recuerdo de las víctimas mortales de las inundaciones de Sant Llorenç.

Finalmente, el acto se realizará el próximo día 17 de noviembre. Como estaba previsto, el escenario será la Iglesia de la Porciúncula, una de las obras más conocidas de Ferragut que este año celebra además los 50 años de su consagración. Tendrá lugar el descubrimiento del retrato oficial de José Ferragut Pou encargado por el Consell a la pintora Carmen Cañadas Fernández.

El órgano insular prevé organizar toda una serie de actos previos a la ceremonia para difundir el valor de la obra del arquitecto.

El día 16 a las 19 horas la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Balears (COAIB) acogerá una conferencia a cargo de Jaume Ferrer Forés titulada Ideals Moderns. L’arquitecte José Ferragut Pou. Ferrer es el experto que realizó el análisis arquitectónico de la obra en el libro El arquitecto José Ferragut Pou.

IMG_3674

La rehabilitación que nunca llega

Nunca llega el momento (ni el dinero) para la rehabilitación del Edifico GESA de José Ferragut Pou. En el actual mandato parecía que sí había determinación política y un proyecto: Antoni Noguera, hasta ahora responsable de Urbanismo del ayuntamiento de Palma que esta misma semana sustituirá a José Hila como alcalde, ha hecho multitud de declaraciones de buenas intenciones asegurando que el inmueble protegido sería el epicentro de un distrito para empresas innovadoras. Se han dado algunos pasos, como la redacción de proyectos de viabilidad de la reforma, pero el pasado marzo Noguera admitía que el Ayuntamiento no tiene los 15 millones de euros que calcula que costaría la rehabilitación.

Para acabar de complicar la situación, el pasado mes de abril el TSJB anulaba la reconversión de la fachada marítima en espacio público. Según el fallo, la última modificación aprobada por el Consell de Mallorca sobre esta zona tendría que cambiarse después de ser  declarada nula por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB). Dicha modificación Plan General de Ordenación Urbana fue aprobada en 2009 a raíz de la decisión de proteger el Edificio Gesa, lo que supuso que estos terrenos de primera línea perdían su calificación de uso residencial y se convertían en espacios libres y en equipamiento comunitario. Los derechos urbanísticos residenciales que se contemplaban con vistas al mar se tuvieran que trasladar a otras zonas de la ciudad, en segunda o tercera línea.

La sentencia del TSJB cuestiona  el estudio económico del Ayuntamiento: Cort calculó que el cambio urbanístico supondría un coste adicional para las arcas públicas de 41,1 millones de euros, que asumirían las administraciones públicas;  los jueces, basándose en un peritaje, sostienen que el precio real de la modificación superaría los 81 millones.

El ayuntamiento de Palma ha indicado su intención de recurrir la sentencia. Mientras, sin dinero para rehabilitarlo y enfangando en un nuevo proceso judicial, el Edificio Gesa (protegido en la teoría) continúa degradándose.

Primeros pasos para la rehabilitación del edificio Gesa

img_4842

El ayuntamiento de Palma ha empezado a dar unos tímidos pasos para rehabilitar parte del edificio de Gesa, obra del arquitecto José Ferragut Pou.

Tras ocho años vacío, el inmueble estaba degradándose tanto por fuera como por dentro. Muchos cristales de su característico muro cortina están rotos y el interior también ha sido fruto del vandalismo, de la suciedad, del abandono y del paso del tiempo. Así puede comprobarse gracias a las fotos de algunos miembros del grupo de Facebook Lost Places Mallorca, fotógrafos aficionados a visitar y retratar edificios abandonados.

Aunque se tapiaron los accesos, entrar a Gesa no ha sido nunca muy difícil. El ayuntamiento hace años que utiliza el edificio como almacén (se guardan allí las urnas electorales y otros enseres) y en los últimos tiempos también como ‘tienda particular de muebles’, usando parte del mobiliario (algunas piezas diseñadas por Ferragut Pou y otras no) para amueblas otras dependencias municipales, como el Casal Balaguer, la sala de control de tráfico y despachos de Son Pacs, tal y como recogía esta noticia publicada en Diario de Mallorca por Aitor F. Vallespir.

Este mes de noviembre de 2016 por fin el Consistorio palmesano ha iniciado las labores de limpieza en la planta baja y en el primer piso. La planta de acceso que da a la calle Joan Maragall y que incluirá el salón de actos, se va a acondicionar para abrirla al público y que el ayuntamiento pueda llevar a cabo allí actividades comunitarias.

img_4244

Después se continuará con la limpieza de las otras plantas del edificio y se encargará un estudio de viabilidad para rehabilitarlo por completo. Para ello, el consistorio aspira a conseguir la intervención de la iniciativa privada, a quién se concedería el uso de tres de las once plantas del inmueble. Se convocará un concurso público para ello. Las empresas, siguiendo el espíritu de proyecto de fachada marítima que quieren impulsar diferentes entidades (Ayuntamiento, Govern, UIB, Colegio de Arquitectos…), deberán ser innovadoras y susceptibles de formar parte del ‘distrito digital’ que se pretende crear en el barrio de Nou Llevant.

Las cinco plantas restantes serán de gestión pública y sus usos también estarán relacionados con el distrito digital. Las plantas se irán abriendo al público según se vayan habilitando. Una vez que se haya recuperado la planta baja, solo faltará habilitar el módulo central de escaleras y ascensores y ya será posible acceder a la terraza, con lo que se despejaría el camino a la apertura de un hipotético (y rentable) bar restaurante con unas vistas excepcionales. La explotación se daría a una empresa privada, que sería quién debería asumir el gasto de la rehabilitación y acondicionamiento del espacio. Los ingresos que el consistorio prevé obtener por esta concesión se destinarían a continuar con la rehabilitación del inmueble. Aún pasarán muchos años antes de que la antigua sede de la compañía eléctrica vuelva a estar a pleno rendimiento.